En gran pendiente de la 4T
Columna de Opinión Por: Jorge Davish. Los números no mienten. Durante los primeros días del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador nos acostumbramos a escuchar que su gobierno traería para México una Cuarta Transformación, pero yo mencioné en una columna y en cada espacio público donde he podido desarrollar mis puntos de vista, he dicho que no puede haber ni se consumará ninguna cuarta transformación en el país, si no se impulsan cambios y reformas (no de Forma como cambiarle el nombre, o colocar a un nuevo titular) en el sistema judicial y en la procuración de justicia, pues este aspecto es uno de los que mas daños y molestias provoca entre los mexicanos. Apenas el 15 de agosto el mismo Andres Manuel López Obrador calificó de “podrido” el Poder Judicial, al señalar que había albergado amparos contra las obras insignia de su administración, en este rubro calificó a jueces, magistrados y ministros por estar al servicio de “intereses creados”. Han sido diversos y públicos los lances del presidente contra el Poder Judicial, pero la problemática está compartida con la Fiscalía General de la República (Antes PGR), y en sus representaciones estatales y regionales, así como en las procuradurías en los estados, sus Ministerios Públicos y dependencias que de ellas emanan. A casi tres años de gobierno no hay acciones que se puedan traducir en cambios en la procuración de justicia, si bien el Presidente manifiesta con ingenua alegría que la corrupción ya se terminó en su gobierno, la verdad de los números expone que los ilícitos cometidos por servidores públicos -corrupción y abuso de poder- aumentó en un 78 por ciento respecto de los periodos donde gobernaron otros presidentes. Es en los Ministerios Públicos en donde los ciudadanos tienen su primer experiencia (amarga en la gran mayoría de los casos), y a pesar de la implementación de un nuevo sistema (oral de justicia) no se perciben cambios en el sistema, además de que muchos delitos dejaron de seguirse por oficio y solo se atienden por querella del afectado, que en muchos de los casos decide no iniciar una carpeta de investigación o las abandona ante lo engorroso que significa, sin dejar de lado que la corrupción en estas dependencias sigue presente y es normal que sus “errores” dejen en la indefensión a los afectados, por tanto la opinión generalizada sobre Ministerios Públicos y todo lo que rodea iniciar una denuncia, es mala, algunos afectados dicen que incluso los tratan como a los delincuentes, y cuando hay delincuentes directamente señalados denuncian que con influencias o dinero, logran poner a la autoridad de su lado. En Juzgados Mixtos, salas y áreas del Poder Judicial, la cosa tampoco es diferente, para empezar los políticos creen que al cambiar de nombre, los cambios obran por arte de magia, dejando de lado los cambios de fondo, y los cambios de fondo tienen que ver con los jueces, de hecho en fechas recientes se han separado a jueces que abiertamente favorecen a narcos o delincuentes, o qué simplemente ejecutan sentencias muy cuestionables en donde el resultado favorece a quien mas dinero o influencia política tiene. Lo curioso del tema en la parte practica es que cuando el tema ha salido a relucir entre prominentes morenistas de Tula, Tepeji y Atotonilco de Tula, que en su mayoría son empleados federales, al hacerles notar que no se puede concretar, ni hablar de que se cumpla con una cuarta transformación sino se toca el sistema de procuración de justicia y si no se impulsan cambios en el Poder Judicial (que no solo se limiten a favorecer la estadía de un juez que actúa como juez a modo), increíblemente de todos ellos he recibido la misma respuesta (sincronizada), se levantan de hombros, aceptando que nada o muy poco que hacer pues la corrupción sigue a todo lo que da en la FGR y sus representaciones estatales y regionales como lo es en Tula de Allende (en donde les da mucha flojera y tratan a toda cosa de iniciar denuncias contra huachicoleros y narco menudistas), los morenistas aceptan sin chistar que no esta en la agenda del Presidente Andres Manuel López Obrador mejorar la procuración de justicia en el ámbito federal e impulsarlo en los estados, por lo que se implemente se encogen de hombros aceptando que todo se mantendrá como hasta ahora, sin cambios, con aumentos en los indices delictivos y con aumentos en los homicidios dolosos que apuntan a que el actual periodo de gobierno será el más violentos, mucho mas violento que durante la guerra contra el narcotráfico del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, así que por mas que lo auto proclamen, si no deciden meterse de ello en el tema y buscar cambios que ayuden a un mejor acceso a la justicia, nadie podrá proclamar que la cuarta transformación en el país se concrete, sin dejar de lado que hoy la inteligencia de Estados Unidos refiere que una gran parte del país está bajo el dominio del narco.
Comparte este artículo

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Newsletter

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras notificaciones en tu correo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…