Oro por espejitos

Columna de opinión.Por Jorge Davish.

En un proceso desordenado la Asamblea Municipal aprobó el pasado 30 de octubre otorgar la concesión para operar parquímetros “virtuales” a la empresa Parkimovil, el factor con el que la empresa logró la concesión fue el de asignar al municipio el 55 por ciento de los ingresos y el 100 por ciento de las multas para el municipio, hasta aquí todo parece miel sobre hojuelas pero vayamos al fondo de esta decisión.

A pesar de que ya se votó a favor de Parkimovil, algunos puntos no están lo suficientemente claros y existe el riesgo de que se traduzca en poco beneficio para el municipio considerando que el programa lo quieren administrar sólo con 4 elementos que vigilarían que los usuarios paguen por el derecho de estacionarse en alguno de los 343 cajones regulados.

El contar con poco personal sin duda redundará en que los usuarios del servicio evadirán el pago, con lo cual la recaudación mensual bajaría, aunado a esto ahora el municipio deberá restar del 55 por ciento que le corresponde, el pago de sueldos del personal que contratarán para operar los parquímetros, la pintura que por lo menos se aplica dos veces por año para señalizar los cajones, la señalética y otros gastos derivados de la aplicación del programa (motocicletas, combustibles gastos médicos del personal), así como una cajera en tesorería que deberá trabajar con los mismos horarios que opera el programa.

Entonces un 55 por ciento de la recaudación menos sueldos y gastos operativos ya no parece tan atractivos, e incluso Parkimovil reportó a través de su página de Fecebook que en uno de los municipios donde opera con mil cajones a un costo de 6 pesos la hora, el porcentaje que pagó al municipio correspondió a poco más de 24 mil pesos mensuales.

Tepeji opera con una tercera parte de esos espacios, a un costo de 5 pesos, con reducción de horas de servicio, por lo que inevitablemente se debe señalar que estamos ante una decisión que podría no generar los resultados esperados, pues si bien es cierto que en el discurso los gobiernos hablan de programas para proporcionar movilidad en los espacios de estacionamiento, es obvio que se trata de planes recaudatorios.

Si el programa no da los resultados esperados indudablemente le generará un costo político negativo al gobierno de Moisés Ramírez Tapia, al ser esta su primera decisión importante en su administración.

Las decisiones mal tomadas, apresuradas, sin información completa, o incluso con un sesgo político o económico, siempre se traducen en afectaciones a los ciudadanos, en el caso de los parquímetros el problema es de origen, de fondo, pues se autorizaron hace dos periodos de gobierno bajo la presión del entonces alcalde Rosalío Santana Velázquez, quien al no encontrar respuesta precisamente de quien es hoy el Secretario de Obras Públicas Sergio Monroy Padilla, a quien le ordenó junto con el área de seguridad Pública, un estudio para determinar la pertinencia de instalar estos medidores en el centro del municipio, pero que al no encontrar ninguna respuesta de sus funcionarios dos meses después, simplemente hizo berrinche en el cabildo (obvio no sancionó a los funcionarios por su ineptitud al no presentar el estudio que les ordenó) y presionó a la asamblea para que los aprobaran justo a la mitad de su mandato, la moción le fue autorizada pese a no contar con ningún estudio de factibilidad o pertinencia como se lo hizo ver la entonces regidora Noemí Zitle, sin contar con un reglamento ni tener idea de que empresas se podrían contratar para comprar los medidores o concesionar el servicio, al final en su gobierno no se instalaron aunque argumento como principal premisa que tenía prisa, obviamente no se colocaron por motivos políticos incluso ajenos al municipio.

Rosalío Santana se fue, llegó Fernando Miranda Torres y dejó pasar un año y luego con prisas decidió impulsar en 2014 concesionar el servicio, tomó una decisión personal pero por ley solicitó que el contrato fuese asignado a la empresa Copemsa (evitó someterlo a licitación o algún tipo de concurso público y transparente), medida que le fue rechazada incluso por su misma bancada del PRI, de manera ilegal volvió a subir el mismo punto en otra sesión y en esta ocasión sus regidores le aprobaron la decisión, por lo que los medidores empezaron a operar en diciembre de ese año.

Mauricio Gómez Roquero, representante de Copemsa reportó -y dijo que hay registros- que los depósitos que se le efectuaron al municipio eran en promedio de 78 mil pesos (con meses incluso arriba y otros abajo), monto al que se le suma otro tanto igual o superior por cobro de multas, hecho que los regidores dijeron desconocer, el porcentaje que presentaba al municipio de las recaudaciones era del 11 por ciento, pero en ello el municipio no gastaba un sólo peso, y por supuesto este dinero nunca se transparentó, siempre se mantuvo oculto a la ciudadanía el monto de lo que ingresaba al municipio y en que se gastaba.

Así como se tomaron decisiones apresuradas, y sin análisis de fondo, hoy se repite la historia por segunda vez, en esta ocasión se entrevistaron a tres empresas, entre ellas Copemsa que operaba el programa hasta el 5 de septiembre y por último llegó Parkimovil, quien en su presentación logró llamar la atención de los asambleístas al ofrecer operar un programa de parquímetros virtual, con pago mediante una app instalada en un teléfono inteligente, o pago por SMS y mediante pago en efectivo en locales autorizados, a los cuales se les paga por cada operación entre el 8 y el 10 por ciento (por lo que el ingreso al municipio igual se reduce), ofrecieron seguro de hasta 5 mil pesos en daños a unidades, seguro que igual se sumará a los gastos operativos.

Desde que se presentó Parkimovil el pasado 12 de octubre hasta incluso antes de que se votara en sesión ordinaria (la cual fue pactada en domingo a las 10 de la mañana, con el evidente objetivo de mantener alejados a los medios de comunicación de dicha sesión, ya que sólo un medio acudió al enterarse de último minuto a la sesión), se sobre entendía por lo menos dos semanas antes, que ya se había tomado una decisión, que la empresa ganadora sería Parkimovil, y hay pruebas de este dicho.

Pero antes de que se asignara la concesión a Parkimovil se presentó el 24 de octubre por segunda ocasión el Gerente General de Copemsa, quien solicitó a las comisiones conjuntas de la Asamblea que atendieron el tema, que se les pusiera a competir a las empresas interesadas en la concesión en igualdad de circunstancias (manzanas con manzanas, peras con peras), reclamó que ofreció de inicio al edil y al secretario operar parquímetros de manera virtual pero que éstos le dijeron que no les interesaba ese tipo de programas, por lo tanto no lo ofertó, explicó que el 11 por ciento que manejaban con el pasado gobierno representa el 50-60 por ciento “en la práctica”, debido a que de los ingresos aún se tienen que eliminar gastos operativos y sueldos, detalló que entregaban en promedio 78 mil pesos al municipio y que el gasto por operar con 15 personas el programa (que es el personal necesario para recordarles a los usuarios que deben pagar por el servicio de lo contrario eludirán el pago de manera constante) es de cerca de 150 mil pesos mensuales.

Sin embargo el empresario de palabra mejoró su oferta (aunque nunca le presentó en papel) y dijo que ofrecía 10 por ciento más que Parkimovil en igualdad de circunstancias, es decir que ofreció operar el mismo programa de parquímetros virtuales, en donde el municipio pague el personal o corra con todos los gastos operativos y la empresa solo entregue un software y capacite a una o varias personas que lo va a manejar, con los mismos mecanismos de pago e incluso el seguro de daños a las unidades beneficiarias del programa, por lo que en suma ofreció el 65 por ciento para el municipio y el 35 por ciento restante para Copemsa.

Pero ni la oferta ni el contrato fueron presentado en el tiempo que el empresario anunció, más grave aún resultó que el mismo secretario municipal Oscar González previo a esta mesa de trabajo les dijo a dos regidoras que se entrevistaron con el Gerente de Copemsa que ahora estaban obligadas a informarle a Mauricio Gómez que ya habían hecho un compromiso con otra empresa (Parkimovil), no se sabe si con las atribuciones ejecutivas del edil, si con base en el dictamen de las comisiones conjuntas que discutieron y resolvieron el tema (que es imposible ya que el dictamen se dio lectura hasta el 30 de octubre y de esa mesa de trabajo no tuvimos ninguna información).

En suma, y a pesar de que las mesas de trabajo fueron públicas y abiertas, fue un proceso desaseado, poco claro y transparente en el proceso de asignación, pues a la última mesa de trabajo en la que se aprobó no tuvimos acceso, todo esto sin contar que no se emitió ninguna convocatoria pública a través de los medios o de una página oficial para buscar una empresa que operara el programa, nunca se emitieron las bases para saber que buscaba el municipio en particular, de es la manera en que todas las empresas competirían en igual de circunstancia, pues si el municipio buscaba parquímetros virtuales todas las empresas interesadas se avocarían a presentar proyectos con esta característica, y no llevar un proyecto que sabrían que no les interesaría, ya que al no entregarles a las empresas los requerimientos se les deja en desventaja.

Cualquier tribunal administrativo daría ingreso a una demanda por el proceso plagado de errores con el cual se asignó la concesión a Parkimovil, entonces se suspendería la decisión el tiempo en que se emitirá dictamen y seguro resolvería que con las pruebas que constan en la asamblea y en los medios, que se repusiera el proceso y entonces Parkimovil y Copemsa sí competirían en igualdad de circunstancias.

Todo esto al margen de que el municipio pudo optar por comprar los medidores y no lo hizo o que incluso las empresas los financiaran, y que de la recaudación de los medidores se pagaran en mensualidades, y en poco tiempo el total del ingreso sería del municipio (así lo hizo Tula) pues el municipio simplemente ignoró estas posibilidades, incluso la de contratar a un desarrollador de software que hiciera lo mismo que Parkimovil, pues al parecer la meta era simple y sencillamente seguir la moda de concesionar y entregar servicios y obras a empresas privadas.

De lado incluso quedó de lado la oferta de Copemsa, la cual no fue considerada por los regidores pero en la cual el empresario ofreció que luego de otros 4 años de operación (al renovar el contrato) entregaría en propiedad los medidores para que fueran en su totalidad del municipio.

Ahora bien, se aprobó la concesión para Parkimovil con 5 pesos la hora, pero actualmente la ley de ingresos estima que el costo es de 6 pesos, es decir, la asamblea votó un término que se opone a la ley de ingresos vigente y eso en sí mismo generará que hasta que se armonicen reglamentos, sesiones de autorización, contratos y demás aspectos legales, la entrada en vigor de los parquímetros podría retrasarse hasta el mes de enero en donde se pueda armonizar con la ley de ingresos 2017 pues no alcanzaría el tiempo de aquí a diciembre para cambiar las leyes ya que en breve -el 15 de noviembre- se cierran las cuentas.

Definitivamente el elemento que generó el mayor interés de los regidores para entregar la concesión a Parkimovil, es la idea de tener un 55 por ciento de lo recaudado, pero como ya señalamos ahora el municipio pagará de ese porcentaje sueldos de quienes van a operar el programa (ellos pretenden que sean de 5 a seis personas, cuatro de ellas en las calles vigilando que cumpla la población con su pago) por lo que 55 por ciento será en la práctica menos porcentaje, aspecto que no vemos que se haya estudiado a fondo y que en promedio por cada 60 o 70 cajones se necesita el personal vigilando que se realicen los pagos, además Copemsa adquirió dentro del contrato que lo obliga a prestar el servicio, motocicletas para los supervisores, pues insistimos, si la gente no es obligada a pagar, sabemos que no pagará, por ello el municipio deberá invertir en este tipo de equipos, pero al parecer ya se convencieron de que sólo con 4 personas van a operar el programa.

En suma, Parkimovil entregará un software (y capacitará a quien o quienes lo van a manejar) y el municipio le entregará sin que ellos tengan que gastar más, 45 por ciento, ahora el municipio cubrirá todos los gastos relativos a su operación, todos, si eso no es dar oro por espejitos que alguien venga y me lo explique de mejor manera.

Ahora bien, veamos los números de Parkimovil en otras ciudades donde opera, pues los datos que ellos mismos revelan refuerzan la idea de que el mayor beneficio será para Parkimovil y no para el municipio, sin contar que sigue pendiente el tema de la transparencia del ingreso del municipio y en que se invierte, por eso es necesario que la sociedad tenga una herramienta con la cual pueda saber cuánto se recauda y más importante que ello, saber cómo se gasta, pues con el gobierno anterior nada se supo.

En el primer mes de inicio de Parkimovil en Texmelucan municipio de Puebla, tuvieron una recaudación para el municipio de 6 mil pesos, pero las multas debido a que la gente evadía el pago eran de medio millón de pesos, lo que hace creer que el verdadero negocio -y es peligroso porque se puede desatar una hola de multas- está en infraccionar a los usuarios de los cajones de estacionamiento regulados.

En 2016 el promedio de pago al municipio de Texmelucan por operar casi mil cajones a un costo por hora de 6 pesos fue de 50 mil 878 pesos, (las cifras que se dan a conocer de manera oficial y las que se reflejan dentro de la empresa son diferentes), en algunos meses incluso el municipio recibió únicamente 24 mil 806 pesos con 77 centavos.

Las mayores quejas en el arranque y luego en la operación en este municipio poblano se refieren a lo complicado del sistema, en que incluso han multado en zonas que no son controladas por el programa, en suma a una ola de multas en las que no se respetan los tiempos de tolerancia.

Texmelucan reporta que ellos pagan todos los gastos por operar el programa Parkimovil, lo que representa que de los casi mil cajones de a seis pesos la hora, en un mes malo como en el que se recibieron poco más de 24 mil pesos, el municipio sale perdiendo y debe poner para operar el programa.

En Texmelucan enfrentan el problema que reconocieron los regidores, y ese es que es poco el ingreso comparado con las proyecciones iniciales, y que en el caso de los ingresos no se sabe en que se gastan y temen que se usen en gasto corriente y no en los objetivos que allá se trazaron como fue bachear las calles en mal estado, pues todo ingresa a la tesorería.

En Tepeji Copemsa entregaba en promedio según sus datos 78 mil pesos mensuales, de los cuales el municipio no pagaba un sólo peso por operar el programa, por pintura, sueldos de personal, no erogaban nada, pero igual no se tiene claridad de en que se utilizaban esos recursos, a esta cantidad se sumaban los ingresos por multas que tan sólo en julio de 2016 fueron de 250 infracciones, a pesar de que la meta de Copemsa dicho por su representante, era evitar que se infraccionara a los usuarios.

Texmelucan reportó que fue un problema el arranque de Parkimovil, por lo que reconocieron que hizo falta una intensa campaña de información a los usuarios y de concientización del pago a fin de evitar las multas, por lo que en Tepeji igualmente se deben analizar el lanzar campañas y volantes de información, por lo que sería más adecuado que el programa inicie hasta el mes de enero de 2017.

El mayor ingreso realmente lo representan las multas en Texmelucan, que van de los tres a los diez días de salario mínimo por evadir el pago y por eludirlo agrediendo al personal respectivamente, en Tepeji se prevé que ya no se utilice el inmovilizador, pero ahora el terreno de las multas e infracciones recaerá en personal de seguridad, el cual será distraído de sus labores para estos trabajos o en cuyo caso se contratará más personal para este fin con lo cual los ingresos para el municipio seguirán reduciéndose.

Las quejas en Texmelucan de hecho van en el sentido de las multas, la aplicación de las mismas es lo que deja el mayor ingreso para el municipio, en Tepeji el 100 de la multa será para el municipio, y la queja más común en la aplicación de las mismas es que los policías no respetan el tiempo de tolerancia de 10 minutos.

Un punto en contra del sistema que propone Parkimovil, es que se puede dar de alta en su base de datos de placas exentas del pago a discreción, con lo cual el sistema reconoce que placas no son objeto de pago y por ende no serán multados, por lo que si esto no se transparenta sería sin duda una oportunidad para que regidores, funcionarios, amigos del poder e influyentes evadan el pago, pues la propuesta va de origen dirigida a patrullas, ambulancias y personas con capacidades diferentes, pero ya que sabemos como son los políticos no descartamos que den de alta placas de manera discrecional sin que nadie jamás lo sepa.

Al final estas son algunas de las cifras que se pueden contrastar entre la operación de Texmelucan, a pesar de que son tres veces más cajones de estacionamiento y a 6 pesos la hora cuando en Tepeji bajará a 5.

Cabe recordar que Carlos Anaya Rodríguez CEO y Fundador de Parkimovil, ofreció a la Asamblea Municipal una cláusula de cancelación de contrato por no cumplimiento en las proyecciones que presentó durante su comparencia en mesa de trabajo, por lo que sin duda esta cláusula habrá que tenerla presente en caso de que por lo menos en un semestre no se obtengan los resultados esperados.

Abajo de este artículo dejamos algunas de las noticias en las que medios de Texmelucan entrevistan a regidores que aportan los datos referidos en esta investigación, incluso se plantean buscar otra opción diferente a Parkimovil a propósito de que en 2017 se les acaba el 2do año de contrato.

¿El gobierno de Tepeji entregará el oro (de los ciudadanos) a cambio de espejitos (un software)? Eso el tiempo -en breve- lo dirá, las cifras de otros municipios así lo indican, en donde además se prevé el aumento de multas a conductores con las consabidas quejas y molestias ciudadanas, al final reiteramos que sólo el tiempo dará la respuesta, pero algo si es evidente, el proceso de selección fue desaseado, caótico y sometiéndolo al escrutinio legal, es evidente que colocó en desventaja y que eso se tradujo en beneficios de otros.

http://municipiospuebla.mx/…/acusa-regidor-que-consejo-de-s…

http://www.diariocambio.com.mx/…/21446-por-falta-de-pagos-a…

http://municipiospuebla.mx/…/s%C3%B3lo-6-mil-pesos-dejan-pa…

http://municipiospuebla.mx/…/en-la-opacidad-el-uso-de-700-m…

http://www.poblanerias.com/…/suspende-profeco-cobro-de-est…/
Acusa regidor que Consejo de Seguridad sirve a fines políticos en Texmelucan | Municipios Puebla | Noticias del interior de Puebla
Óscar Quiroz pidió que el organismo sea renovado luego de que tiene el mismo presidente desde hace dos años.
municipiospuebla.mx

Comparte este artículo

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Newsletter

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras notificaciones en tu correo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…